LOGICOMIX – vv.aa.

51BcN5kdI8L._AC_SY400_¿Una novela gráfica sobre matemáticas o filosofía? ¿Por qué no? Logicomix nos acerca a la historia personal de los matemáticos y filósofos que, a comienzos del siglo XX, sacudieron los cimientos de la lógica y comenzaron a poner otros nuevos. Bertrand Russel, Georg Cantor y Ludwig Wittgenstein, entre otros, desfilan entre sus páginas. La historia es, además, metaliteraria, tal y como la gran Maus.

Comenzar a leer esta historia me ha resultado sencillo y entretenido. Una vez metido en harina, más o menos mediado el libro, me asaltaron las dudas: ¿adónde quieren llegar los autores? ¿Pesa más la realidad o la ficción? ¿Hasta qué punto la historiografía de la lógica tiene importancia y hasta dónde es solamente una excusa para contar una historia? Para más inri, los líos lógicos comenzaron a enrevesarse y, entonces, traté de disfrutar la lectura sin comerme más el coco. Quizá justamemte por eso me ha gustado. Me ha entretenido, me ha enseñado alguna cosa nueva y me ha despertado la curiosidad, aunque creo que la historia no está bien resuelta del todo y que la metaliteratura tiene un peso por encima de lo que debería, llegando a ser un recurso socorrido para cuando la historia en sí no es capaz de explicarse a sí misma, por sí misma.

escrito en inglés | leído en inglés 

 

Anuncios

PORTNOY’S COMPLAINT – philip roth

Philip Roth es una apuesta segura. Nos brinda libros complejos y fáciles de leer, aunque tiene un estilo que, por alguna razón, me va cansando según se acumulan las páginas por mucho que logre engancharme al principio. La excepción es “The Plot against America“, que me pareció absolutamente genial de principio a fin.

“Portnoy’s Complaint” fue su primer éxito y es muy gracioso. Además, creo que está envejeciendo bastante bien. Socarrón, irónico, morboso, busca la risa con situaciones cómicas escabrosas y apela sin tabúes a escenas vergonzantes con las que el público masculino puede sentirse identificado, sin olvidar el bagaje judío de posguerra que impregna (y a veces exudan) los libros de Roth.

Reconozco que me he perdido en el final. No lo he entendido bien, no sé por qué la historia termina así y no de otro modo. No sé si es un libro “terminado”, le falta algo para quedar bien resuelto o el hecho de haberlo leído con casi 38 grados de fiebre me ha embotado el entendimiento. En cualquier caso, se trata de un libro ligero, recomendable para huir de la rutina y reír un poco.

escrito en inglés | leído en inglés 

 

MEDIEVAL ARCHITECTURE – nicola coldstream

Leer este libro ha sido una delicia. Porque su edición está muy cuidada, porque abundan fotografías de buena calidad y, por supuesto, porque la autora ha hecho un trabajo increíble para explicarnos lo que hoy llamamos vulgarmente Gótico como nunca nos lo habían explicado antes.

Y es que el Gótico, las historias convencionales lo han explicado de muchas maneras: desde el punto de vista estructural, desde el simbólico y ornamental, el místico, el espacial y lumínico; desde el apogeo de ciertos territorios y órdenes religiosas; desde las distintas áreas geográficas. Sin embargo, el mayor valor que encuentro en este libro es que el desarrollo de la arquitectura gótica está ligado a la aparición, desarrollo y desapareción de la figura del maestro cantero, al oficio de éste, sus funciones, forma empresarial -por decirlo de alguna manera- y procesos normales del oficio, y muy especialmente su relación con los clientes y la influencia de los requerimientos de éstos en la obra; lo cual, a mi modo de ver, es una manera muy británica de ver las cosas.

Aunque es un libro denso, no se me ha hecho nunca pesado. Quizá haya sido en parte porque la historia de la arquitectura no me es desconocida, y en parte porque he visitado muchos -¡creo que la mayoría!- de los sitios que se mencionan en el libro. Me he sorprendido aprendiendo cosas sobre detalles de edificios que, en su momento, me llamaron la atención y nadie me supo explicar. Es más, iba leyendo este libro en un tren camino de Brujas sin saber que, varias páginas más adelante y ya de vuelta a casa, leería en él acerca de la iglesia de Jerusalén, que visité durante mi viaje y cuyo extraño remate del torreón no supe entender. Por eso alabo el trabajo de la autora, Nicola Coldstream, a la vez que entiendo que quizá no sea un libro adecuado para cualquier interesado en arquitectura medieval. Por mi parte, creo que volveré a echar mano de la colección “Oxford History of Art“, de la que este volumen forma parte.

escrito en inglés | leído en inglés

CIEN AÑOS DE SOLEDAD – gabriel garcía márquez

Quería escribir una buena entrada en el blog para este libro y entonces, ¡pum!, perdí el libro en un tren. Cuando mi padre me dijo que andaría por casa y no pude encontrarlo, y me dijo entonces que buscara en las baldas de mi tía y tampoco lo encontré, debí haber sospechado que algo había en este libro de ausencia, de repetición, acaso de fatalidad. Traspapelado el primer libro y perdido el segundo, tuve que comprar un tercero por Internet. Entonces sí, pude terminar las escasas páginas que me quedaban por leer y atontarme ante una escritura tan sencilla como maravillosa.

Lo real y lo maravilloso se entremezclan en la novela como en ninguna otra. El tono de sus primeras páginas me recordaron a “El siglo de las luces“,  una novela que disfruté como un enano en su momento y cuyo autor, Alejo Carpertier, definió lo real maravilloso que caracterizaría la literatura latinoamericana del periodo. Hay en esas primeras páginas de García Márquez esperanza y dulzura, una atmósfera imbuida de misterios primigenios que envuelven la fundación mítica de Macondo junto a lo prosaico y lo banal, como en aquel poema borgiano, “Fundación mítica de Buenos Aires“. En el Macondo de la fundación no existían siquiera palabras suficientes para nombrar los objetos que abarcaba la vista, de modo que debían ser señalados con el dedo.

La fórmula de lo banal y lo mágico ya no abandona la novela, que sin embargo se vuelve más oscura por momentos. A la inocencia iletrada de los primeros pobladores de Macondo su aislamiento les sucede el poder y la riqueza, la guerra y la política, el capitalismo de las grandes compañías, el abandono y el olvido. Las referencias al futuro y al pasado vertebran la novela, confundiendo los tiempos, como sucede también en “Crónica de una muerte anunciada“, cuyo título anuncia el desenlace. Más aún lo hacen la figura omnipresente de Melquíades, el sabio gitano que asombra a Macondo con el descubrimiento del hielo, y las figuras femenina de Úrsula y Pilar Ternera. Estas últimas son, en mi opinión, los personajes más logrados de la novela. Para mí, pensar en este libro es pensar en Úrsula, en sus logros, sus manías y sus cuidados, por encima de la ristra mareante de Arcadios y Aurelianos.

Hay muchas capas de significado superpuestas en la acción. O quizá no haya ninguna, y es todo un simple juego de espejos. He creído ver una historia oculta de Colombia, acaso de América: una fundación mitificada y una independencia creciente al ritmo de la ruina de un viejo galeón español, la llegada del poder estatal, los desmanes de los terratenientes, la riqueza, la perversión corrupta de las multinacionales y acaso de un incipiente narcotráfico, las tiranías, las guerras civiles. Más allá, una historia universal de las pasiones, simple y brutal. Sea como fuere, la habilidad para explicar reacciones comunes ante temas complejos es sencillamente genial. En especial, la distinción del coronel Aureliano Buendía, un completo ignorante político, entre izquierdas y derechas, me pareció tan triste como brillante.

Bien, en algún momento debo escribir el último párrafo de esta reseña. El libro es de sobra conocido, la trama puede buscarse en internet y no quiero repetirla porque, de todos modos, en ella no está el quid de la cuestión. Me interesa decir que este libro es intenso, duro, repetitivo y sin embargo, permeable a la iteración. Que me ha producido muchas sensaciones distintas. Y que acaso, algún día, vuelva a leerlo.

escrito en español | leído en español

PATRIA – fernando aramburu

¿Qué tiene “Patria” para haberse convertido en un éxito de crítica y ventas? En una palabra: todo; un argumento atrevido escrito en el momento adecuado, una estructura perfecta organizada en una serie extensa de capítulos muy pequeños que trocean la novela en partes digeribles y la vuelven muy manejable -¿idea del editor?-, unos personajes sumamente logrados, multitud de subtemas que reflejan la actualidad de la sociedad española, una trama que permite entrever cómo esa actualidad se ha ido formando en los últimos tiempos y, por supuesto, un estilo muy depurado y sincero, increíblemente bueno y potente, sin florituras poéticas, que se deja leer de corrido.

Y es que el libro trata sobre el terrorismo de ETA, sí, desde muchos puntos de vista. Para empezar, desde dos principales, el de la familia del terrorista y el de la familia de la víctima. Más allá, el resto de la sociedad, que reacciona a los acontecimientos, rehúye, juzga, se comporta como una bandada de pájaros o una manada casi sin darse cuenta porque, claro, o estás dentro o estás fuera, y si estás fuera allá tú. El apoyo y el rechazo del pueblo vasco en su conjunto y de ciertas individualidades enfatiza o condena las acciones de los jóvenes, todavía inmaduros; los guía hacia o contra el terrorismo. Luego están las consecuencias, por un lado y por el otro, y eso es difícil expresarlo en palabras, que es justamente lo que Aramburu consigue.

Hay más: la vida en la ciudad, la vida en el pueblo; la de antes, aquélla de nuestros abuelos y acaso de nuestros padres, y la de ahora; la relajación de los preceptos tradicionales; las diferentes cualidades, tropiezos y aciertos del amor, la pareja, el matrimonio y las diferentes combinaciones de la vida familiar. En conjunto, a mí me parece que Aramburu pinta muy bien varios tipos de vida que se dan en la sociedad actual, novedosos, junto con otros que, hasta hace una o dos generaciones, eran mayoría. Este logro enmarca la historia en un tiempo determinado, la humaniza y, sin dejar de ser una digresión, enriquece la trama y a los personajes.

Al final, claro, está ese estilo callejero/rompedor, heredero del flujo de conciencias modernista y actualizado con las faltas dialectales vascas y los modismos de la era del Internet. A Aramburu le ha salido una delicia de libro, una novela coral. A veces te pone un nudo en la garganta, aunque siempre deja lugar a la esperanza.

escrito en español | leído en español

VENTO FERIDO – carlos casares

Cuando entré a la librería en Allariz, la librera hablaba gallego con una cliente. Al llegar mi turno cambió a castellano. Podes falar galego. Eu gusto moito de escoitalo aínda que non sexa de aquí. Se disculpó; la costumbre. Uno de mis viajes del verano de 2017 me llevó a Orense. Un amigo y yo alquilamos un coche y recorrimos la provincia durante cuatro días: las termas, los monasterios, el Canón do Sil. Aproveché a  comprar un libro en gallego, siguiendo mi costumbre de leer un libro en este idioma cada año desde que M., que insistió en enseñarme la lengua durante el último año y medio de universidad, me regalara “A esmorga“.

La librera me recomendó “Vento ferido“, coincidiendo con la dedicatoria a Carlos Casares, su autor, el día de las letras gallegas de este año. El libro es una breve compilación de relatos cortos, todos los cuales son de muy corta extensión. ¡Pero qué bellos y sencillos! Me encanta su emulación del lenguaje popular, sus oraciones larguísimas donde los pensamientos, expresados con mucha sencillez y naturalidad, se entremezclan como lo harían en la cabeza de uno. Los primeros relatos hablan de violencia; los últimos, de desamor. Todos desarrollan una trama realista y rural, y todos dejan una cierta sensación de desasosiego, algo atenuada por la musicalidad del idioma.

He disfrutado mucho de todos los relatos y, si se quiere aprender la lengua, probablemente ésta sea una buena lecturada debido a su sencillez.

escrito en gallego | leído en gallego

HOW TO READ LONDON – chris rogers

Sí, la primera vez que visité Londres me pareció una ciudad fea. No, mi opinión no ha cambiado demasiado.

Londres es una ciudad increíblemente compleja, cuyo planeamiento urbanístico es anecdótico históricamente y donde, insertados en una trama de base georgiana -extensa, monótona, residencial- han aparecido como setas una serie de centros urbanos modernos. En plata: es un caos. Su arquitectura también lo es, y eso la vuelve interesante.

Es una de esas ciudades en las que, a pesar de no ser especialmente hermosas -con excepciones, pues algunas zonas son muy bonitas y otras ciertamente pintorescas-, es rica en monumentos de toda clase. Es también una ciudad inabarcable… Pero vayamos a lo que nos ocupa: “How to read London. A crash in London architecture“. No me he equivocado con tanta minúscula, así viene escrito.

El libro forma parte de una serie en la que también aparecen París y Nueva York. Su diseño es sencillo y eficaz. Siguiendo un orden cronológico, cada capítulo acomete una época vagamente definida por su unidad estilística, incluyendo una brevísima introducción y el análisis somero de edificios destacables, cada uno de los cuales ocupa una primera página que muestra una fotografía y resalta su importancia, y una segunda en la que se explican mediante dibujos y párrafos muy cortos los detalles más reseñables de su arquitectura. Un mapa indica al final de cada capítulo la localización de cada edificio. Eso es todo. Muy simple, diría que infantilmente simple, ¡y funciona!

El libro es capaz de proporcionar una buena introducción a la arquitectura londinense y, lo que es más, se centra en detalles arquitectónicos más que en los históricos o los artísticos, al contrario que otros libros de este tipo. Por supuesto, no aporta una inmersión profunda en la arquitectura de la ciudad y creo que no resulta suficiente para entender por qué cada edificio surgió en su época y en su sitio particular. Para una comprensión mejor y una visita guiada más completa hay que acudir a libros como la completa “Guide to the Architecture of London“, de Edward Jones y Christopher Woodward, que quizá algún día comente en este blog, aunque terminar un libro como éste es una tarea titánica.

Quizá el gran valor de este libro sea su sencillez, pues es capaz de alcanzar muchos públicos diferentes y de enseñar arquitectura con un diseño bastante atractivo y muy pocas explicaciones, tanto escritas como gráficas.

escrito en inglés | leído en inglés