RIÑA DE GATOS – eduardo mendoza

Eduardo Mendoza era el último premiado por el Cervantes cuando yo me paseaba por Alcalá de Henares la pasada primavera. Bajo una llovizna que se tornaba lluvia por momentos, me acerqué a uno de los puestos de la plaza central para comprar algo de Mendoza. No fue difícil, ya que todos los puestos tenían algún libro suyo en puestos bien visibles; sin embargo, no di con el libro que había ido a buscar: “Sin noticias de Gurb“. Me conformé con “Riña de gatos“, del que había oído muy buenas críticas, aunque también había oído que era de algún modo distinto al resto de la obra de su autor.

¿Qué tal está el libro? Bueno, en mi opinión tiene puntos fuertes, débiles y otros que no sé muy bien cómo clasificar. Lo primero que hay que decir es que se trata de un libro entretenido; es una novela de aventuras con una trama de espías ambientada justo antes del estallido de la Guerra Civil, salpicada de humor y mucha ironía, que nunca se hace pesada y sirve para disfrutar leyendo. Desde luego, esto es algo positivo. Sin embargo, el modo en que se hilvana el libro, la profundidad de los personajes e incluso el lenguaje utilizado recuerdan a otros superventas de la literatura española de este siglo y es muy, digamos, propio del premio Planeta, que por cierto mereció en el año 2010. ¿Es esto bueno o malo? No lo sé, lo dejo a juicio de cada lector. Yo agradezco este tipo de lecturas de tanto en tanto, rápidas, interesantes, entretenidas; pero también superficiales en cierta manera o faltas de ambición. Si compruebo “Riña de gatos” con “Crematorio“, por ejemplo, me parece que la última es mucho más rompedora, y acaso más ajustada a lo que yo pienso que puede premiar el Cervantes.

Leeré “Sin noticias de Gurb” cuando tenga la oportunidad. Releyendo el párrafo precedente, me parece que no he subrayado lo suficiente que el libro de Mendoza me ha gustado. Porque me ha gustado, aunque quizá esperaba algo ligeramente diferente.

escrito en español | leído en español

Anuncios

A CHRISTMAS CAROL – charles dickens

51LsSM3o9qLLa historia es conocida: Un señor mayor y huraño, agarrado y gruñón, es visitado el día de Navidad por los espíritus de las Navidades pasadas, presente y futuras. Conmovido por lo que se le muestra, decide cambiar su manera de vivir radicalmente.

Esta novela corta de Dickens es toda una elegía al espíritu navideño. Aunque conocía la historia de antemano por las películas y adaptaciones que vi de niño, he disfrutado de su lectura igualmente. Dickens ha conseguido contagiarme, al final, lo mejor del espíritu de la Navidad.

Un clásico, en fin, muy recomendable.

escrito en inglés | leído en inglés

LA SONRISA ETRUSCA – josé luis sampedro

288511Es tan sencillo que uno se pregunta si está leyendo literatura o un cuento o incluso una narración oral o algo entre todo eso. Sampedro utiliza muy pocos recursos en su novela. Apenas un viejo cuya enfermedad acaso mate, un recién nacido, recuerdos recurrentes, un piso en una ciudad extraña y dos imágenes poéticas que son también dos esculturas. Pocos recursos, ¡pero qué recursos! El lenguaje elegido -en el prólogo a la edición de Círculo, la de la imagen, confiesa que elegir cómo contar la historia fue lo más difícil-, ése por el cual la novela apenas parece literatura, va creando un efecto enternecedor y entrañable. Lenguaje sencillo hasta casi parecer banal…; pero ejecutado tan brillantemente, tan dentro de unos límites que nunca rozan la ordinariez de muchos bestsellers aunque muchas veces parece a punto de hacerlo, y tan llevado a su final, que realza la historia y la convierte en algo que -al menos a mí- me ha gustado mucho.

escrito en español | leído en español

EXTRACCIÓN DE LA PIEDRA DE LA LOCURA – alejandra pizarnik

extraccionHay mucho del libro en su título. Las imágenes elegidas, el extrañamiento semántico, el contenido, todo parece que va extrayendo poco a poco una verdadera locura y convirtiéndolo en algo pétreo e inalterable que es el poema.

El yo como sujeto que trata de entenderse, la muerte como metáfora, los pájaros y la noche como elementos recurrentes. Alejandra me supera. Siento que no he podido meterme del todo en casi ninguna de sus poesías, que siempre había demasiado más allá. Me quedo sin embargo con la belleza y la invitación a la reflexión de versos sueltos, por los que leer el libro ya ha merecido la pena. Me quedo con palabras como éstas, cuya construcción podría quizá ser un sesgado resumen tanto del fondo como de la forma de todos los poemas: “Mi sueño es un sueño sin alternativas y quiero morir al pie de la letra del lugar común que asegura que morir es soñar“.

escrito en español | leído en español