FUENTE OVEJUNA – lope de vega

35923385

Ya en julio pensaba en que en mis vacaciones de agosto me gustaría leer clásicos españoles. La excusa para leer clásicos suele ser que tenemos una literatura muy rica en España; la contraexcusa, que es antigua y densa. Este año he logrado vencer el ilógico tedio inicial, venido antes de tiempo, debido a que desde enero apenas he leído libros en español. ¡Y tenía ya unas ganas!

Lope de Vega es uno de los más grandes dramaturgos de la historia. Yo no había leído nunca nada suyo, aunque sí había visto representada una de sus obras. Con Fuente Ovejuna, a falta de pan… Superado el significado de algunas palabras, algo indescifrables por desusadas, no por literarias, la obra resulta sencilla e interesante. El comendador de Fuente Ovejuna, pueblo de Córdoba cercano a Extremadura, es un déspota que en tiempos en que los Reyes Católicos tratan de apaciguar Castilla, trata mal a sus sirvientes y persigue a sus mujeres. El pueblo, entonces, respira aires de rebelión…

El resto es conocido, aunque no seré yo el que escriba sobre ello para no dar pistas sobre el final. Pieza clave en nuestra literatura, esta obra teatral merece una lectura y, probablemente, mucho más verla representar en vivo y en directo.

escrito en español | leído en español

EL MÉDICO A PALOS – molière

533_001Hace 5 días terminé de leer esta divertidísima comedia de Molière. Un hombre maltrata a su mujer por insultarle. Cuando unos transeúntes le preguntan por un médico desesperadamente, la mujer les miente diciendo que su marido es médico, y para vengarse les asegura que la única manera de que admita su profesión y la ejerza es propinándole una paliza. Entre paliza y paliza, el pobre hombre se mete en un berenjenal con una muchacha que finge una enfermedad por amor y un padre estricto que cree sus curaciones irrisorias.

La obra se lee como si hubiera sido escrita ayer y arranca carcajadas a pesar de la oxidadísima traducción de Moratín. Dicha edición, acaso apropiada para la España decimonónica, subvierte la obra con la eliminación de varias escenas completa o parcialmente, todos los diálogos de dos personajes y toda palabra e insinuación obscena o, ya nos entendemos, “inadecuada”. La censura extrema de Moratín pudo ser adecuada en el XIX, pero la edición de Salvat que he leído se publicó en 1969. ¿No tocaba ya una revisión de la traducción?

escrito en francés | leído en español