GERMINAL – emile zola

100416~1Se necesita estómago para terminar “Germinal“. Hace algunos años me enganché poderosamente a “Cumbres borrascosas“; la historia comenzaba con mal pie y a cada momento me parecía que podría enderezarse siquiera un poco. Eso no sólo no pasaba sino que la cosa iba de mal en peor a un ritmo que mis tripas difícilmente soportaban y, a su vez, impedía a mis ojos apartar la vista del papel. He tenido la misma sensación con “Germinal“.

Si la novela de Dickinson me recordó a una telenovela sudamericana, la de Zola se parece más a un alegato socialista. Las dos observaciones son por supuesto muy insuficientes y no permiten abarcar la dimensión de sus novelas. Ésta de Zola, como buena obra decimonónica, no me ha cautivado por su escritura sino por su historia. Es el argumento, tan demoledor, tan realista y cruel, el que se lo traga todo: el desarrollo de una huelga de mineros en el norte de Francia. Sus personajes abarcan un pueblo entero. Todos están increíblemente matizados, sus diferencias y su evolución a la luz de los acontecimientos es increíble.

Germinal” es una novela de las de amar y odiar al mismo tiempo, como ya opiné de “Viaje al fin de la noche” al abrir este blog (¿Será algo francés?). Recomendada para leer con el estómago vacío. Por mi parte, tengo intención de leer más a Zola.

escrito en francés | leído en español

Anuncios