2015 en libros

¿Cómo describir 2015 en libros, cuando ha habido tantas otras cosas? Acaso la mejor descripción que pueda hacer del año se desprenda de los libros que no he leído. Han sido menos libros que en 2014 (un 28,6% menos); y es que he pasado mucho más tiempo viviendo que leyendo. La poesía, antes tan presente para mí, se ha ausentado de mis lecturas; acaso sea porque ha entrado en mi vida. En 2015 he viajado a lugares de 7 países, me he maravillado con lo que la gente es capaz de ofrecer y, también, he leído algunos buenos libros.

De éstos, un 56% ha sido ficción; algunos puntos superior al porcentaje de 2014, a su vez ligeramente superior al de 2013. Un 32% de mis lecturas fueron de no ficción, y sendos 4% corresponden a las categorías de poesía, teatro y tebeo o novela gráfica.

¿Por idiomas? Bien, he leído un 52% de los libros en español, cifra escasamente inferior a del año pasado y superior a la de 2013. El inglés fue mi segunda lengua de lectura con un 44% y el alemán queda tercera con un 4%. En 2015 no leí ningún libro en gallego o neerlandés.

Un 16% de las lecturas fueron electrónicas. Se me ha estropeado el e-reader, ¡quiero renovarlo!

En cuanto a periodos históricos, aunque esta categoría es sumamente arbitraria, no leí nada anterior al siglo XIX. Un 20% corresponden a este siglo, otro 20% a la primera mitad del XX, un 40% a la segunda y un 20% al siglo XXI.

Finalmente, y pese a que es también una categoría arbitraria, dado que la extensión de los países y la percepción de la(s) nacionalidad(es) que los habitan varía con el tiempo, leí a autores procedentes de 12 países, entre los que destaca Estados Unidos con un 24% de autores cuyas obras leí durante el pasado año. En total cuento 8 autores americanos y 16 europeos (si bien he incluido aquí a Camus).

Conclusiones:

Ha sido un año de grandes vivencias, donde algunos libros han contribuido también a tomarlas desde nuevas perspectivas. He terminado algún libro todos los meses; aunque otros años he leído más, también lo he hecho con mayor concentración en ciertos meses del año, no terminando ningún libro en otros.

Las lecturas de 2015 han sido todas contemporáneas. Quizá debería tratar de incluir también algunas anteriores. Mis principales idiomas de lectura siguen siendo el español y el inglés, lo cual es normal porque son los idiomas en los que me encuentro más cómodo leyendo, precisamente por ese orden. Me gustaría, con el tiempo, leer cada vez un poco más en otros idiomas, especialmente alemán. También veo que me he centrado mucho en las lecturas occidentales, algo que quizá distorsiona o centraliza mi manera de pensar. Si tuviera que elegir una obra sola que me haya influido, creo que escogería Maus. No esperaba que fuera tan bueno.

Veremos qué depara 2016. Como siempre, que el año traiga buenos libros… ¡y que los libros no sean lo mejor del año!

Anuncios

¡deja tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s